Un enfoque transformador de la educación para los próximos 15 años fue el acuerdo adoptado en el Foro Mundial de Incheon, Corea

portada

La Declaración de Incheon insta a los países a proporcionar a nivel mundial una educación de calidad, inclusiva, equitativa y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Este documento será la base de las nuevas metas educativas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que ratificarán las Naciones Unidas en septiembre de este año, señala la Unesco.

La Declaración se aplicará con el “Marco de Acción Educación 2030”, que es la hoja de ruta que los gobiernos adoptarán a finales del 2015 y servirá de guía para poner en marcha marcos legales y políticos efectivos para la educación.

El ministro de Educación, Augusto Espinosa tuvo una importante participación en este foro donde destacó el rol del estudiante a quien se debe considerar como el sujeto mismo de la educación y  “la tarea fundamental es formarlos holísticamente en busca de su realización presente y futura (…). El objetivo es una educación que dé sentido a la vida, que busque la felicidad de los estudiantes”.

En la cita, los ministros de educación y los jefes de las delegaciones de América Latina y el Caribe (ALC) se comprometieron a fortalecer los sistemas de evaluación de la calidad educativa, considerando para los resultados de aprendizaje, la dimensión del conocimiento, las aptitudes y las actitudes de los estudiantes relacionadas con la construcción de sociedades justas y solidarias. Asimismo, reconocen que la educación es el principal vehículo para el desarrollo de las sociedades y los ciudadanos de la Región.

Estos enunciados coincide con lo expresado por el director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, en la clausura del  Foro, donde mencionó que “si queremos que esta generación de niños reduzca algún día las desigualdades e injusticias que afectan al mundo hoy en día, al menos debemos dar a todos los niños una oportunidad para aprender. Esta debe de ser nuestra visión común y nuestro compromiso”.

La Declaración de Incheon parte del movimiento mundial de la Educación para Todos (EPT) que se inició en Jomtien, Tailandia, en 1990, y se reforzó en Dakar, Senegal, en el año 2000.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el año 2006 Ecuador era uno de los peores países latinoamericanos en nivel educativo. Sin embargo, en los últimos siete años, ha avanzado rápidamente hasta la mitad de la lista. El ministro Espinosa destacó que el objetivo de Ecuador es convertirse en uno de los mejores sistemas educativos de la región para el año 2020.