Futuros de la educación

Comparte esta publicación:

Tweet Compartir Imprimir Mail

La iniciativa “Los futuros de la educación” nace en noviembre de 2019, con la aprobación de los 193 países que conforman la Asamblea General de la UNESCO.  Tiene como objetivo replantearse la educación y reconfigurar su futuro, propiciando un debate sobre cómo reinventar el conocimiento y el aprendizaje en un mundo en el que es imperativa la solidaridad mundial ante la creciente complejidad, interconexión, incertidumbre y efectos derivados del cambio climático y de la emergencia sanitaria originada por la COVID-19.

El conocimiento y el aprendizaje son los mayores recursos renovables con los que cuenta la humanidad para responder a los desafíos actuales e inventar alternativas. La educación no se limita a responder a un mundo en evolución, sino que transforma el mundo. Con la mirada puesta en 2050 y más allá, la iniciativa “Los futuros de la educación” busca reinventar la manera en que la educación y el conocimiento pueden contribuir al bien común.

En Ecuador, el proceso de “Los futuros de la educación” planteado por la UNESCO está liderado por el Ministerio de Educación, con la cooperación de la Secretaría de Educación Intercultural Bilingüe (SESEIB), UNICEF, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Asociación Flamenca de Cooperación al Desarrollo y Asistencia Técnica (VVOB), Plan Internacional, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, Desarrollo y Autogestión (DYA) y Unidos por la Educación. Partiendo de la importancia de incluir al Ecuador en esta iniciativa global e incorporar las reflexiones de la población y especialistas ecuatorianos en los resultados mundiales, a nivel nacional se propone un ejercicio de inteligencia colectiva y corresponsabilidad para posicionar a la educación como prioridad nacional.

Los desafíos que plantea para la educación la emergencia sanitaria, sus repercusiones económicas y el contexto mundial, demandan unidad, pragmatismo y corresponsabilidad para identificar estrategias y grandes acuerdos que se sostengan en el corto, mediano y largo plazos, y que permitan garantizar el derecho humano a la educación a toda la población, priorizando a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que enfrentan distintas vulnerabilidades y, por lo tanto, mayor riesgo de abandono escolar.  

A nivel nacional, la iniciativa consta de cuatro fases a implementarse en el próximo trimestre:

Se basa en un proceso consultivo amplio y abierto, que recogerá la voz de la comunidad educativa, a través de instrumentos que permitirán conocer la opinión de la comunidad educativa sobre cómo debe ser la educación en el futuro. Se propone un ejercicio de inteligencia colectiva para lograr la participación de los niños, las niñas, los adolescentes, los jóvenes, los maestros y demás perfiles del talento humano educativo, los directivos, los padres de familia, la sociedad civil, los actores de la cooperación nacional e internacional, las empresas y otras partes interesadas.

Se conformarán ocho grupos focales alrededor de líneas estratégicas que engloban los grandes temas de la educación. Estos se desarrollarán para suscitar conversaciones plurales e inclusivas sobre cómo lograr la educación que queremos y necesitamos para el futuro del Ecuador. Las aportaciones de particulares, redes y organizaciones, expertos de la educación sustentarán el trabajo de los grupos focales.  El resultado de la consulta a la comunidad educativa, descrito en el punto 1, y el análisis en los grupos focales se integrarán y presentarán en el FORO NACIONAL POR LA EDUCACIÓN.

Una comisión nacional de expertos de distintos ámbitos de la educación acompañará todo el proceso y estudiará detenidamente las aportaciones recibidas, realizarán un examen de la evidencia existente y plasmarán las conclusiones y recomendaciones de este ejercicio en el informe que se entregará al Ministerio de Educación del Ecuador a finales del mes de marzo.

El Ministerio de Educación entregará en el mes de abril a la UNESCO el informe del Ecuador consolidado y validado por la comisión nacional de expertos, destinado a compartir una visión y plan estratégico de la educación que el país busca y necesita con urgencia, en el que estarán identificados los avances y retos que se traducen en: acceso, continuidad, permanencia, terminación de las trayectorias educativas, calidad de los aprendizajes, inclusión, equidad y aprendizaje a lo largo de la vida para todos y todas. Este informe busca ser la voz del Ecuador en el ejercicio global de “Los futuros de la educación”, y al interno constituye un instrumento técnico, enriquecido con un amplio debate que aportará y sumará a otros ejercicios de planificación nacional para enfrentar la coyuntura y el futuro del país.

La comisión internacional encargada de redactar el informe global recibirá el informe del Ecuador entregado a la UNESCO, y lo considerará como un insumo para la construcción del informe global de Futuros de la Educación, mismo que será presentado en la Conferencia General de la UNESCO en noviembre de 2021.