Presidente Rafael Correa y ministro de Educación recorrieron las unidades educativas Provisionales Andrés de Vera y Miguel Iturralde

safq

Las Unidades Educativas Provisionales Andrés de Vera y Miguel Iturralde, ambas de Portoviejo, que este día iniciaron clases formales, recibieron la visita del Presidente de la República, Rafael Correa, y del ministro de Educación, Augusto Espinosa, quienes realizaron un recorrido por ambos planteles, certificando que los dos se encuentren activos y listos para recibir a los estudiantes.

En los recorridos por las Unidades Educativas, el jefe de Estado junto al ministro verificaron las aulas y los laboratorios de dicho plantel. Allí saludaron con los estudiantes y docentes, quienes agradecieron al mandatario y al ministro de Educación por las instituciones educativas que recibieron.

“Estamos contentos porque 17 de 26 instituciones están prácticamente terminadas, y a pesar de que faltan pequeños detalles por completar lo importante hasta ahora es que estas cómodas aulas abrieron sus puertas a nuestros estudiantes”, expresó el primer mandatario.

Correa aseguró que estas unidades educativas provisionales tienen excelentes condiciones, pues señaló que están dotadas de laboratorios de química, de computación, áreas verdes, entre otros equipamientos que las hacen muy parecidas a las Unidades Educativas del Milenio.

Augusto Espinosa, por su parte, indicó que las Unidades Educativas Provisionales tienen dos objetivos: entregar educación formal en ciudades cuyas instituciones educativas sufrieron graves afectaciones por el terremoto y reagrupar al alumnado de las instituciones absorbidas por la nueva infraestructura, ubicados momentáneamente en diferentes planteles.

En la UEP Andrés de Vera estudiarán 2.205 alumnos de las instituciones educativas; Rafael María Mendoza, 12 de Marzo y a los de la misma entidad que los acoge. Mientras que la UEP Miguel Iturralde atenderá a 2.178 estudiantes del plantel educativo Tiburcio Macías y de la institución educativa que lleva el mismo nombre. Ambos planteles trabajarán en jornada matutina y vespertina.

Estas aulas reemplazan a las instituciones educativas que con el terremoto del pasado 16 de abril sufrieron daños severos y quedaron imposibilitadas de volver a ser ocupadas por docentes y estudiantes.

Transformar la educación, misión de todos