Padres de estudiantes con discapacidad auditiva fortalecen la comunicación con sus hijos

Quito, 8 de febrero de 2019

El programa Educando en Familia brinda herramientas a padres de estudiantes con discapacidad auditiva para mejorar su calidad educativa.

128 familias de estudiantes con discapacidad auditiva participaron de un taller para mejorar el rendimiento académico. Es la primera vez que se implementa esta estrategia para jóvenes con esta necesidad educativa.

El módulo se realizó en el marco del programa Educando en Familia y profundizó la relación y acompañamiento de la escuela con las familias, la motivación de los estudiantes para descubrir sus intereses y el afecto. La actividad se desarrolló en la semana del 4 al 8 de febrero, en la Unidad Educativa Especializada para sordos Miguel Moreno, de Quito.

Marcelo Viteri, docente de la Unidad Educativa Especializada para sordos Miguel Moreno, explicó la importancia del tratamiento de este módulo en el plantel especializado y cómo ayudará a mejorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes.

“Es muy importante el trabajo con los padres, que aprendan en los talleres y que lo compartan. Los talleres son una oportunidad para capacitarse, sobre todo, en el lengua de señas. Esto permite el desarrollo del aprendizaje de las personas sordas.”, manifestó el profesor, a través de lengua de señas.

Por otro lado, Johanna Simba, profesional del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) de la institución educativa, trabajó la capacitación preparatoria para este módulo con los docentes tutores. Explicó que uno de los retos fue adaptar la metodología a la realidad de las personas sordas.

“El trabajo ha sido interiorizar la metodología para transmitirla a los docentes de forma vivencial, para que ellos puedan replicarlo con las familias. Tenemos un porcentaje de docentes sordos, por lo que fue necesario que este ejercicio sea muy práctico”. Afirmó la profesional del DECE.

El módulo de ‘Apoyo de las familias al rendimiento académico de hijas e hijos’ se desarrolló en cuatro instituciones educativas de Quito: Seis de Diciembre, Gran Colombia, Manuela Espejo y Miguel Moreno. El proceso inició en diciembre de 2018 concluyó en febrero de 2019 y benefició a alrededor de 3.300 familias. El Ministerio de Educación promueve la corresponsabilidad de las familias en los procesos educativos de los niños, niñas y adolescentes.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *