Ministerio de Educación PRINCIPIOS RECTORES DE NUESTRA ACCIÓN

Quito, 25 de octubre de 2017

    1. CERO TOLERANCIA A LOS DELITOS SEXUALES

    Los delitos graves cometidos contra la niñez y la adolescencia movilizan y comprometen al conjunto de la sociedad. Lucharemos juntos con todos los recursos legales, éticos, culturales y políticos, para erradicar este crimen contra la dignidad, la integridad y seguridad de los niños, niñas y jóvenes dentro del sistema educativo. Una gran movilización y convergencia nacional nos integra en un solo espacio de razón, corazón y acción. Cero tolerancia a la amenaza y a la violencia de los delitos sexuales en la comunidad educativa ecuatoriana. Prevención, sanción y reparación integral a los afectados son nuestros potentes compromisos.

    1. DEFENSA DE LA INTEGRIDAD DEL DOCENTE

    La noble misión de los verdaderos maestros, formadores en conocimientos y valores de la niñez y la juventud, nos obliga a una irrestricta defensa de su condición profesional y de trabajo. Toda la comunidad educativa rechaza y condena los delitos perpetrados por la delincuencia en el magisterio, que pone en riesgo la imagen y el trabajo de los genuinos educadores del Ecuador. Defendemos los derechos de la gran mayoría de formadores de la educación. Rechazamos y condenamos a quienes atentan contra la integridad del docente y de la familia educativa.

    1. EVALUACIONES INTEGRALES

    La educación de nuestra niñez y juventud merece lo mejor de nuestros esfuerzos en la familia y en la comunidad ecuatorianas. Los docentes deben ser la garantía ética, académica y profesional frente al desafío de la educación en la sociedad contemporánea. Aplicar una metodología científica para confirmar las aptitudes sicológicas, los rasgos de su personalidad y las objetivas potencialidades humanas de los profesionales de la educación, es la garantía para lograr la educación integral y la seguridad de nuestra niñez y adolescencia.

    1. GENERAR CONFIANZA EN EL ESISTEMA EDUCATIVO

    Un sistema educativo íntegro y equilibrado, en sus formas, contenidos y dirección es el fundamento sobre el cual aspiramos levantarnos como sociedad en este momento. Nuestros niños, niñas y adolescentes afirman sus vidas sobre una sólida base de confianza, seguridad y gran estímulo para crecer con la educación. La comunidad educativa ecuatoriana se fortalecerá por la calidad integral de sus miembros y la voluntad de trabajo y solidaridad de quienes formamos parte de ella.

    1. ALEJAR EL USO POLÍTICO DEL PROBLEMA

    La tragedia individual y familiar de las víctimas de violencia sexual dentro del ámbito educativo no puede convertirse en el pretexto para desplegar oscuros protagonismos políticos. Las circunstancias que hoy afectan a la comunidad son graves y han herido de manera profunda a nuestra cultura y al sistema de valores humanistas presentes en la educación ecuatoriana. Rechazamos de manera categórica y enérgica cualquier tipo de manipulación política que se pretenda hacer de esta situación que preocupa a toda la ciudadanía.

    1. COMPROMISO PERMANTENTE CONTRA LA IMPUNIDAD

    Invocamos a la justicia y a sus instituciones para la aplicación irrestricta de la ley contra la impunidad, la complicidad y el ocultamiento de los delitos que agreden de manera directa a nuestra niñez y adolescencia en las entidades educativas. Ningún caso puede quedar escondido. Ningún grito de auxilio puede ser ahogado. El silencio y el miedo no forman parte de la verdadera comunidad educativa. Estudiantes, docentes y familias nos unimos ahora con una sola y potente voz contra la impunidad de los delitos. Un firme compromiso será el principal apoyo para el fortalecimiento de la comunidad y para afirmar la credibilidad en el sistema educativo. Con el apoyo conjunto de toda la sociedad responderemos con fuerza en el momento actual y en el futuro.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *