Ministerio de Educación asistió a taller sobre programas para la reducción de la desnutrición en la zona fronteriza de Ecuador y Perú

Boletinreducciondesnutricion_260313

El 18 y 19 de marzo, en Tumbes y Huaquillas, Perú, el Ministerio de Educación (MinEduc) asistió al Taller de Intercambio de Experiencias y Mejores Prácticas para la reducción de la Desnutrición Crónica Infantil y los Programas de Desarrollo Infantil Integral entre Ecuador y Perú.

El objetivo del taller fue revisar los avances en el tema de la reducción de la desnutrición crónica infantil y los planes de desarrollo integral que se ejecutan a lo largo de la frontera ecuatoriana-peruana.

En el taller se dio a conocer que el Proyecto de Educación Básica para Jóvenes y Adultos -EBJA- que lleva adelante el MinEduc, alfabetiza a mujeres entre 15 a 35 años de edad, muchas de ellas embarazadas o con niños de 0-5 años, cabezas de familias y ubicadas especialmente en las áreas rurales, a quienes además, se las capacita para que brinden a sus hijos una alimentación adecuada.

Así también, se socializó el contenido de los módulos de la metodología cubana “Yo, sí puedo”, como de las ecuatorianas: “Manuela Sáenz” y “Dolores Cacuango”, que trabajan temas de salud y nutrición con grupos vulnerables y que se enfocan en la reducción de la desnutrición, a través de la provisión de suplementos nutricionales, el mejoramiento productivo de las tierras y los chequeos médicos en territorios.

Por parte del MinEduc asistió María Ester Lemus, gerente del Proyecto de Educación Básica para Jóvenes y Adultos, quien destacó que el proceso educativo en este ámbito va más allá de la efectividad de la destreza de lectoescritura y cálculo, “se enseña a las madres a dosificar de manera adecuada los suplementos nutricionales para los niños de 0-5 años, y la combinación adecuada de nutrientes para la alimentación familiar, se pueden controlar los efectos de la malnutrición por carencia o exceso”, señaló.

De esta manera el MinEduc busca reducir los niveles de desnutrición en las niñas y niños menores de cinco años y a la vez garantiza a las madres de familia una educación digna.