Más de 900 estudiantes de la Unidad Educativa Juan de Salinas de Sangolquí participaron exitosamente en simulacro de evacuación

En la mañana del 4 de septiembre,  925 estudiantes de la Unidad Educativa Juan de Salinas de Sangolquí, en el cantón Rumiñahui, pusieron en práctica los protocolos para actuar en caso de un cambio de alerta de amarilla a naranja por el incremento de la actividad eruptiva del volcán Cotopaxi. El simulacro de evacuación, entre otros protocolos, fue dirigido por el ministro de Educación, Augusto Espinosa.

Simultáneamente, otros  establecimientos educativos ubicados en zonas de riesgo en las provincias de Cotopaxi, Pichincha y Napo, hicieron simulacros internos. Hasta el próximo viernes 11 de septiembre, los 89 establecimientos realizarán el ejercicio completo.

La evacuación, en caso de emergencia real, se hará una vez que cambie la alerta de amarilla a naranja. “La alerta naranja no significa que ya ocurrió la erupción del volcán sino que aumentó la probabilidad de erupción, por tanto los estudiantes tendrán tiempo suficiente para trasladarse hacia un lugar seguro”,  indicó Espinosa.

El plan  se activará una vez que el Ministerio Coordinador de Seguridad y la Secretaría Nacional de Riesgos notifiquen al Ministerio de Educación el cambio de alerta, a través de su Dirección Nacional de Riesgos. Esta instancia de la cartera de Educación, a su vez, enviará un mensaje a los rectores de los planteles en riesgo, para que  inicien el plan de evacuación hacia el lugar seguro que les corresponde. Se recuerda que este espacio fue identificado previamente por las autoridades competentes y notificado a todos los miembros de la comunidad educativa.

La movilización es a pie en todos los casos.  En este ejercicio realizado en el Juan de Salinas, antes de salir de las aulas, estudiantes y docentes se colocaron sus mascarillas. Luego se dirigieron en orden, formados en parejas, hacia el patio principal. Posteriormente, el inspector responsable de paralizar el tránsito de vehículos en las vías de salida de la institución educativa dio la señal para iniciar la evacuación por las rutas establecidas hasta llegar al punto seguro en la plaza Rumiñahui. El simulacro se cumplió en 19 minutos.

Hay que tomar en cuenta que una vez en el punto seguro, según detalla el plan de Gestión de Riesgos, se esperará hasta dos horas a que los representantes vengan a retirar a sus hijos e hijas. “Si en este lapso de tiempo no se presenta el padre de familia, los estudiantes serán movilizados a un albergue de acogida temporal, donde recibirán la atención y vituallas necesarias”,  explicó Espinosa. Para garantizar el encuentro de padres e hijos, habrá brigadas que tendrán la misión de contactar a los representantes.

Estas actividades se realizan para preparar a los estudiantes y ajustar los aspectos que sean necesarios para cuándo exista una emergencia real”, resaltó la máxima autoridad educativa al concluir la actividad en el parque Rumiñahui. Finalmente agradeció el respaldo de la Policía Nacional, el Cuerpo de Bomberos, la Cruz Roja, el Ecu 911 y los medios de comunicación que estuvieron presentes durante el simulacro.

 Transformar la Educación Misión de Todos