Más de 100.000 bachilleres serán evaluados por primera vez bajo los mismos estándares en todo el país

Del 01 al 04 de julio, los estudiantes de tercer curso de Bachillerato del ciclo Sierra y Amazonía realizarán por primera vez la prueba estandarizada de grado, un examen que será igual para todos los escolares del país y que se pone en marcha a través del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL), como una política nacional dirigida a disminuir la brecha en la calidad de los servicios educativos del país y a garantizar que todos los jóvenes cuenten con las mismas oportunidades de continuar su trayectoria académica.

El examen de grado de bachillerato, que es obligatorio por ley, se realizaba hasta ahora de manera diferente en cada colegio de Ecuador. Esta situación provocaba una evaluación de los estudiantes a través de mecanismos diferentes, definidos por cada establecimiento sin apego a los estándares nacionales. Este hecho dificultaba además a las autoridades educativas conocer con precisión las destrezas y conocimientos que los jóvenes habían desarrollado durante sus estudios formales, con los consiguientes efectos a la hora de fijar unas políticas educativas ajustadas a la realidad, lo que supone una gran amenaza para mejorar la calidad de los servicios.

Con el fin de solucionar este problema, el pasado 21 de octubre, se firmó el Acuerdo Ministerial 382-13 en el que, de acuerdo a lo señalado en el reglamento en la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), se estableció que se realizarían pruebas estandarizadas iguales para todos los estudiantes del país.

El examen de grado Ser Bachiller indaga sobre las destrezas y conocimientos de los estudiantes en Matemática, Lengua y Literatura, Ciencias Naturales y Estudios Sociales, y el contexto en el que se desarrollan. Los exámenes tendrán una duración máxima de tres horas por cada uno de los dos días en que serán aplicadas las pruebas, que en conjunto suman 129 preguntas.

La ley señala que es obligatorio realizar el examen de grado para alcanzar el título de bachiller y que aporta el 10 % de la nota final. El diseño de la prueba estandarizada y su aplicación están a cargo del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEVAL).