Estudiantes implicados en protestas en el colegio Montúfar asisten normalmente a clases

Los estudiantes involucrados en las protestas del 15 y 16 de febrero en el colegio Montúfar cuyos representantes legales solicitaron una nueva reubicación para sus hijos se encuentran asistiendo normalmente a clases en sus respectivas instituciones educativas.

Los estudiantes Israel T. y Michael M., de tercer curso de Bachillerato, reingresaron ayer al colegio Juan Pío Montúfar. Mientras los estudiantes Joel B., Stalin A. y Kevin R., de primer curso de Bachillerato, asisten a la institución educativa Consejo Provincial de Pichincha. Ellos se incorporaron entre ayer y hoy a su nuevo establecimiento.

Los estudiantes se reintegraron a clases, una vez que firmaron un Acta de Compromiso en la que expresaron promover y fomentar una cultura de paz en sus instituciones educativas. Asimismo, se comprometieron a velar por el desarrollo normal de las actividades educativas escolares y a ser promotores de valores como el compañerismo, el respeto, la honestidad, la unión, la convivencia armónica.

En el caso de Gonzalo C., podrá reintegrarse a clases luego de que su representante legal presente la carta dirigida al titular de Educación, Augusto Espinosa, solicitando el reingreso y después de firmar el Acta de Compromiso en la que exprese su deseo de promover y fomentar una cultura de paz en la institución educativa.

El Ministerio de Educación garantiza que los estudiantes reciban un acompañamiento constante por parte de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE) y por los docentes de su institución, con el fin de que sus actividades escolares se desarrollen en las mejores condiciones para los estudiantes.

En contexto:

La separación que antecede los hechos, se dio producto de la comisión de faltas muy graves por parte de los estudiantes, establecidas en el art. 330 del Reglamento General a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), como “obstaculizar o interferir el normal desenvolvimiento de las actividades académicas” (art. 330, numeral 4). La Subsecretaría de Educación del Distrito Metropolitano de Quito resolvió los recursos de apelación y ratificó la sanción de separación y reubicación impuesta por la Junta Distrital de Conflictos Eloy Alfaro.

 Transformar la educación, misión de todos