Augusto Espinosa: La Seguridad Escolar, una prioridad para el 2016

El Ministro de Educación, Augusto Espinosa, el lunes 23 de noviembre, durante su habitual conversatorio con medios de comunicación, anunció que en 2016 las instituciones educativas públicas del país contarán con un Plan de Seguridad Escolar que busca trabajar en un abordaje integral para enfrentar cualquier evento adverso, ya sea natural o que afecte la integridad de los estudiantes.

El MinEduc a través de su Dirección Nacional de Gestión de Riesgos ha venido trabajando en planes dirigidos a enfrentar amenazas naturales, tales como procesos eruptivos, afectación por el fenómeno del Niño, etc; y en temas de prevención mediante la elaboración de protocolos que buscan disminuir el consumo de drogas, embarazo adolescente en las instituciones educativas.

El trabajo realizado arroja cifras positivas, mencionó el funcionario. Según el Anuario de estadísticas vitales INEC 2010, las muertes de niños y jóvenes por accidentes evidenciaron un decremento de -20% entre 2010 y 2014, mientras que las muertes por agresión presentaron una baja de -58% con respecto al 2010. Otra disminución se evidenció en el número de casos atendidos por embarazo, parto o aborto de las adolescentes, que en el 2010 alcanzó el 24%, mientras en 2014 bajó a 22%.

Espinosa mencionó que el Plan de Seguridad Escolar tiene como objetivo promover una mejora de la Cultura de Seguridad en todos los miembros de la Comunidad Educativa mediante la formación, cuyos contenidos se impartirán mediante bloques temáticos trasversales que se incluirán en el currículo nacional, que entrará en vigencia en septiembre de 2016.

El Plan de Seguridad Escolar tiene dos componentes:

1.- El Plan de Prevención que contempla un Estudio de Seguridad y un Plan de Reducción de Riesgos y se realizará antes de que los eventos adversos ocurran ya que busca reducir la probabilidad de que estas situaciones causen daños o pérdidas; y,

2.- El Plan de Respuesta que busca reducir o minimizar las consecuencias negativas si los eventos no deseados llegaran a ocurrir. Esta fase se pondrá en marcha durante el evento adverso. Allí se ejecutarán los Protocolos de Respuesta y los Planes de Evacuación, de ser necesarios. Luego de la emergencia, se llevará a cabo el Plan de Recuperación que con las debidas acciones de contingencia garantizará la continuidad del servicio educativo.

Según el cronograma, la aplicación de este plan arrancará en diciembre de 2015 con la actualización metodológica de los Planes de Prevención y Respuesta; y concluirá en diciembre de 2016 con su implementación a todas las instituciones del sistema nacional de educación. En febrero de 2016, se tiene previsto la aplicación del Plan Piloto de Seguridad Escolar en el colegio Central Técnico de Quito y en el Vicente Rocafuerte de Guayaquil.

Transformar la Educación, Misión de Todos