Se inició taller de prevención de drogas

La Subsecretaría de Educación de Guayaquil inició este viernes, 26 de octubre, el taller Yo valgo, yo puedo, dirigido a los docentes fiscales de la Dirección de Orientación y Bienestar Estudiantil (DOBE). Esta actividad es una de las estrategias para prevenir la problemática de la venta de drogas en los planteles educativos.

Juan Carlos Rodríguez, subsecretario de Educación de Guayaquil, inauguró el taller. Durante su intervención destacó la importancia de realizar un trabajo coordinado al interior de cada colegio.  “Estamos tratando con problemáticas sociales y los jóvenes no están aislados de aquello. Estamos luchando contra este fenómeno social dentro de las instituciones, para enseñarle a los menores cuáles son las realidades que se viven cuando se consumen estas sustancias y, cómo los afectaría si se involucran o toman ese tipo de conductas en su plan de vida”, agregó.

De igual manera, Rodríguez se refirió al control de la disciplina. “Lo importante es que exista seguimiento y control dentro de los establecimientos. Tenemos que agotar todos los esfuerzos para erradicar esta problemática”, añadió.

Alrededor de 50 docentes y directores de diferentes centros de Educación Básica asistieron al programa que tuvo como expositor y moderador al sociólogo José De Luca, funcionario del área de Educación para la Democracia y Buen Vivir de la Subsecretaría de Educación y encargado además de las consejerías estudiantiles.

Operativos de control

Sobre los operativos de control en los colegios, Rodríguez recordó que dentro de los planes de contingencia que tienen diseñadas las instituciones, y de acuerdo a la situación que se presente, los rectores coordinan con la Dinapen. En las situaciones más delicados se coordina con la Policía Antinarcóticos para lograr un apoyo y seguimiento en cuanto a los diferentes factores de violencia.

La Subsecretaría de Educación tiene programado continuar con estos talleres, los cuales buscan ayudará a los docentes a orientar a los jóvenes, para que construyan un plan de vida positivo, que los permita salir y desarrollarse libremente como ciudadanos proactivos de la sociedad.