Proyectos Yo Leo

Comparte esta publicación:

Tweet Compartir Imprimir Mail

 

Proyectos

Nuestras propias historias

Uno de los factores más importantes en el desarrollo del comportamiento lector es la cercanía que logre generarse entre la palabra escrita y la vida cotidiana de la comunidad educativa. Con frecuencia, la reticencia de muchas personas hacia la lectura surge de una mala comprensión del acto de leer. Suele pensarse que se trata de una actividad aislada, de utilidad limitada y perteneciente sólo a ciertas ramas del conocimiento, como lengua y literatura. Este proyecto surge de la necesidad de trasformar esta concepción errada.

El concurso “Nuestras propias historias” se crea con el propósito de que los estudiantes y las estudiantes, los maestros y las maestras, el personal administrativo, los padres y las madres de familia descubran la escritura creativa como un mecanismo para relacionarse con sus contextos sociales, históricos, políticos y personales, como un vehículo para manifestar sus inquietudes y su visión del mundo.

En 2018 se abre la convocatoria para que toda la comunidad educativa tuviera ocasión de compartir sus narraciones. A lo largo de este año se reciben 3729 relatos, escritos por una enorme cantidad de miembros de diversos sectores de la comunidad educativa. La variedad temática de los cuentos presentados constituye una muestra reveladora de las numerosas formas en las que niñas y niños, adolescentes, docentes, administrativos y administrativas, madres y padres puede utilizar la palabra escrita para plasmar y compartir su visión del mundo. La gran acogida del concurso es una prueba de que la relación de las personas con la lectura y la escritura se transforma cuando éstas son un vehículo para expresar y mostrar ante el mundo las preocupaciones vitales, sociales e intelectuales de cada ser humano.   

En noviembre de 2018 se realiza la premiación. 830 relatos son seleccionados y compilados en una colección de 26 volúmenes, acompañados por una guía de mediación lectora, en la que se pueden encontrar diferentes metodologías para un abordaje más dinámico y certero de los textos. La multiplicidad de categorías en las que las narraciones fueron organizadas para su publicación ejemplifican la vasta riqueza imaginativa presente en toda la comunidad educativa (Artes, oficios, profesiones y pasatiemposRelatos fantásticosRelatos de terrorRealismo socialLeyendas y tradicionesVida en la escuela y Vida en comunidad).

La colección “Nuestras propias historias” ha sido distribuida en todas las instituciones fiscales, fiscomisionales, municipales y particulares del territorio nacional, así como en los núcleos de la Casa de la Cultura y en las bibliotecas del Ministerio de Cultura y Patrimonio.  Adicionalmente, el Programa ha generado una Guía de mediación lectora basada en los relatos de la colección, con el fin de que los textos recopilados puedan utilizarse de manera efectiva en el Plan Lector de cada institución o en cualquier otra actividad de fomento de la lectura en la comunidad educativa.   

  • Plan Lector

El aula de clase es el principal espacio en el que puede desarrollarse un proceso sostenido de mediación lectora. Es indispensable tener siempre en cuenta que leer es una herramienta multidisciplinar de conocimiento. De ninguna manera es una actividad circunscrita únicamente a Lengua y Literatura. Potenciar una comprensión lectora profunda es crucial para que las estudiantes y los estudiantes asimilen los contenidos de cualquier asignatura: Biología, Matemática, Historia, Química o Física.

Un comportamiento lector desarrollado de manera disciplinada y metódica fortalece múltiples capacidades en las personas: el pensamiento lógico, el pensamiento crítico, el ordenamiento de ideas y conceptos, la habilidad para representar y estructurar el mundo circundante, la comprensión de la vida emocional propia y ajena, las destrezas comunicativas y expresivas. Se trata de facultades necesarias para todas las áreas del saber: este es el origen del “Plan lector institucional”.

El objetivo del proyecto es introducir a la lectura como una práctica habitual en todas las asignaturas del currículo. Para la construcción del Plan lector, se han generado insumos con el fin de facilitar la incorporación de diferentes ejercicios de lectura. El material bibliográfico generado desde “Yo leo” incluye un componente literario (cuentos, poemas, recopilaciones de narrativa oral, la colección de “Nuestras propias historias”) y, por otra parte, un cuerpo de guías de mediación lectora, diseñadas para abordar los textos narrativos o poéticos desde ángulos diversos y adaptables tanto a las ciencias como a las artes y las humanidades.

En este marco, surge la idea de los 30 minutos de lectura como un espacio para que las distintas asignaturas, científicas, artísticas y humanísticas, rotativamente, le otorguen un lugar concreto a la lectura dentro sus planificaciones. La plataforma digital del Programa cuenta con distintos recursos creados para contribuir en el diseño y el desarrollo del Plan lector de cada institución educativa, y que pueden ser utilizados en todas las áreas del currículo.

Los acápites insertados al final de todos los textos escolares (también disponibles en la plataforma), así como la guía de mediación lectora diseñada para trabajar con estos acápites en cada asignatura, tienen como fin principal demostrar las múltiples maneras en las que una obra literaria puede funcionar cómo aproximación y complemento para la enseñanza de cualquier materia y de cualquier contenido (biología, química, matemática, literatura, etc.)     

Además de los acápites, la página web de “Yo leo” cuenta con un documento de lineamientos para la estructuración del Plan Lector. Complementariamente, se comparte la antología de narrativa oral afroecuatoriana Cuentos que me contó Juan García, también acompañada por una guía de mediación. Asimismo, quienes visiten la plataforma encontrarán una Guía pedagógica del Encuentro intergeneracional “Para leer la vida: abuelos y nietos”. Los diversos insumos presentados conforman un amplio espectro de posibilidades y materiales a apoyo para contribuir a la creación, adaptación y al desarrollo de actividades de fomento de la lectura en cada institución educativa.

  • Fiesta de la lectura

Programada para realizarse una vez al año dentro del cronograma escolar, surge con el propósito de reconocer las prácticas de lectura y escritura más eficaces desarrolladas durante los “30 minutos” y en cualquier otro ámbito de los entornos educativos. Por otra parte, el proyecto busca generar espacios de encuentro para la comunidad, en los que la lectura sea el centro de las actividades y los intercambios. La idea central de la “Fiesta de la lectura” es demostrar la gran variedad de métodos existentes para aproximarse a la lectura de todo tipo de textos, así como visibilizar los avances en los procesos lectores de cada institución. Asimismo, es fundamental que las acciones y propuestas presentadas durante el evento sostengan el enfoque multidisciplinar manejado por “Yo leo”.

Entre los recursos disponibles en esta plataforma, los usuarios y las usuarias podrán encontrar los lineamientos para la implementación de la “Fiesta de la lectura”.

  • Formación de mediadores y mediadoras de lectura

Afianzar el comportamiento lector entre docentes de las diferentes asignaturas, considerados como los principales mediadores y mediadoras de sus estudiantes, es una de las prioridades del Programa “Yo leo”. Por eso, a través de este proyecto se intenta promover espacios de lectura investigativa y recreativa como instrumento para el desarrollo de habilidades comunicativas, de interacción socioemocional y de autonomía para la comunidad educativa.

También se busca potenciar las prácticas pedagógicas de fomento de la lectura en las instituciones y generar insumos para los docentes, con el fin de que implementen diversas estrategias de mediación de la lectura con sus alumnos y alumnas, tanto en espacios formales como no formales. En 2019 se iniciaron talleres en distintos puntos del territorio nacional. Estas jornadas de formación contaron con la presencia de profesores/as y bibliotecarios/as.

Los talleres, planificados para desarrollarse en tres etapas que concluirán a finales de 2019, están diseñados con el objetivo entregar a los participantes y las participantes un amplio abanico de metodologías para generar actividades de promoción, animación y mediación de lectura en sus respectivas instituciones. Los ejes temáticos abordados durante este proceso de formación incluyen componentes de oralidad, lectura en voz alta, lectura y TICs, circulación de contenidos, entre otros.

  • Red nacional de bibliotecas escolares

 La conformación de la Red Nacional de bibliotecas escolares busca apoyar el desarrollo curricular mediante el acceso a la información necesaria para el proceso enseñanza-aprendizaje, además de promover la lectura entre estudiantes y el resto la comunidad educativa, a través del funcionamiento de una red que cuenta con bibliotecas núcleo que trabajan de manera articulada.

Se pretende posicionar a las bibliotecas escolares como espacios de paz, en los cuales a través de la promoción de la lectura y escritura se trabaje para prevenir la violencia entre alumnos, profesores y el resto de la comunidad. En agosto de 2019 se inician talleres de promoción y animación de lectura en el marco de prevención de la violencia, con la participación de todos los involucrados, para generar soluciones concretas y cercanas al entorno que los rodea.

Las bibliotecas escolares funcionan bajo los lineamientos de la Guía de bibliotecas escolares, con el objetivo de generar un espacio de aprendizaje fuera del aula, con disponibilidad de recursos informativos y con un profesional capacitado para guiarlos. Presenta estrategias para conformar los diferentes espacios de las bibliotecas o espacios de lectura en las instituciones educativas, y para guiar la gestión tanto administrativa como pedagógica, incorporando actividades de animación y promoción de la lectura.

  • Biblioteca Pablo Palacio

La biblioteca del Ministerio de Educación aparece en 1994. Con motivo del centenario del nacimiento del escritor y periodista lojano, en 2006 se transforma en la biblioteca Pablo Palacio. El 3 de febrero de 2015 es reinaugurada en un nuevo espacio y con una nueva propuesta para fomentar la lectura en la comunidad.

Se trata de una biblioteca abierta, caracterizada por ser un espacio amigable y accesible, en el que toda la ciudadanía puede generar y desarrollar un acercamiento a lectura de textos diversos.

Las estanterías son abiertas. Los usuarios elijen los libros de acuerdo con sus intereses y pueden recorrer la biblioteca en busca de nuevos títulos. Hay un mobiliario ergonómico e informal, y se han incorporado las nuevas tecnologías. 60% de las obras del fondo bibliográfico son académicas y el porcentaje restante está constituido por textos recreativos. La biblioteca Pablo Palacio cuenta con más de 20.000 títulos.

Se promueven actividades pedagógicas de fomento a la lectura de martes a viernes, con temáticas que varían semanal y mensualmente. Los cuentos vivos son una estas propuestas: dos veces por semana (martes y jueves), niñas y niños son invitados a escuchar lecturas en voz alta de múltiples cuentos, a las 10h30 y 15h00.

Las actividades se realizan de manera permanente y giran alrededor de diferentes manifestaciones artísticas, de la investigación, de la lectura recreativa.